miércoles, 11 de diciembre de 2019

Albergando cerca de la vigésima parte de la población de la provincia de La Romana, el municipio de Guaymate, aunque está rodeado de bateyes, cuenta con una mayoría de habitantes preparados a nivel técnico que se trasladan más de 60 kilómetros al este para formar parte de la locomotora turística de Punta Cana, en Higüey, provincia La Altagracia. No obstante, cuando esta industria se tambalea, las dificultades se multiplican en Guaymate.
La clausura de hoteles en dicho polo turístico obliga a muchos guaymateros que allí trabajaban a volver sus miradas hacia su tierra natal, donde, aparte de la producción azucarera del Central Romana Corporation en los terrenos circundantes, prácticamente no hay otros sectores económicos de envergadura considerable.
La alcaldesa de Guaymate, Esther Ozuna, explicó que más del 60 por ciento de los munícipes labora en la industria turística de la región Este, desde obreros en la construcción de hoteles hasta cocineros en sus restaurantes, niñeras y taxistas para los turistas, lo que los convierte en una población “ambulante”.
“Ellos son alojados por los hoteles por 15 días, al igual que a las niñeras que trabajan en hogares, luego les dan hasta tres días para estar con sus familias. Entonces, cuando llegan a Guaymate, la economía se dinamiza, y cuando no pueden venir, ellos hacen sus envíos. Pero todo eso se siente que ha bajado en los últimos tiempos”, expresó.
En cambio, el 40 por ciento restante hace labores agrícolas en los bateyes del Central Romana, empresa de unos 60,000 empleados que ha estado íntimamente ligada al desarrollo del municipio desde su creación en 1963, ya que fue esta la que cedió los terrenos donde hoy se asienta la zona urbana de Guaymate.
Esta compañía, definida por la alcaldesa como el “pulmón que le da la mano amiga al municipio”, administra en el área rural una veintena de bateyes, cada uno de los cuales contiene unas 25 viviendas, donde, según la alcaldesa, se vive mejor que en la propia zona urbana, porque posee unidades médicas especiales para los trabajadores, promotores sociales, así como agua y recogida de basura gratuita.
Una fábrica de desechos. Pese a que su población total ronda los 20,000 habitantes, Guaymate es un municipio anegado por la gran cantidad de basura que produce, problema que el cabildo debe enfrentar con solo dos camiones compactadores y, para los senderos más complicados, una motocicleta modificada para contener estos desperdicios.
Aunque no conoce el valor exacto de los kilos de basura que se producen a diario en Guaymate, la alcaldesa señaló que trabajan en colaboración con el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales para determinar a ciencia cierta la cifra.
Mientras tanto, la ejecutiva municipal reconoce que Guaymate “es una máquina de producir basura, es increíble la cantidad producida”. Detalló que los derivados del plástico constituyen los principales desechos de los pobladores, en especial las botellas de refresco y las fundas de agua.
“Tenemos una población domínico-haitiana poco educada, que genera muchos desperdicios que no son debidamente tratados. Ellos se mudan al municipio desde los bateyes”, indicó Ozuna y afirmó que ese es el único inconveniente mayor que los nativos de Guaymate tienen con esas personas de origen extranjero.
Por otra parte, Ozuna destacó que el destino final de la basura no presenta grandes dificultades, porque cuentan con un vertedero a cielo abierto que les cedió el Central Romana Corporation, el cual no ha sido escenario de incendios
No alcanzan. El Ayuntamiento de Guaymate recibe un presupuesto mensual de RD$2.98 millones, muy por encima del mínimo de RD$1.7 millones que se les otorgan a cabildos con una población similar. Sin embargo, la alcaldesa Esther Ozuna, quien ha ostentado ese cargo en cuatro ocasiones, asegura que los fondos que percibe “no son suficientes”.
“En la gestión pasada nosotros nos apropiamos de dos autobuses para darle transporte escolar gratuito a los muchachos que viajan de los bateyes. En esos seis años hubo una crisis que desaparecieron los autobuses. Esta vez, cuando volví al Ayuntamiento, no encontré a nadie, tuve que comenzar de cero. Eso me ha limitado al día de hoy a no disponer de transporte escolar para tanto a los muchachos de los bateyes como a los estudiantes universitarios”, dijo la alcaldesa.
Explicó que por el alto precio de los combustibles, el transporte supone gastos mayúsculos para el palacio municipal, el cual posee vehículos para trasladar a los jóvenes de los bateyes a los centros del Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (Infotep) y a los clubes deportivos del municipio de La Romana.
Añadió que los arbitrios que se recaudan son insignificantes, a pesar de que los mismos están supuestos a ser cobrados por la recogida de la basura.
Apuesta por la educación y el deporte. Esther Ozuna es de las alcaldesas que tienen fe en la educación y el deporte como herramientas para una correcta formación de los jóvenes, incluso cuando las oportunidades laborales son escasas.
“Al tener empresas limitadas, he despertado en la juventud de mi pueblo el desarrollo deportivo en varias disciplinas y en educación pública y privada”, puntualizó la alcaldesa Ozuna, cuyos estudios incluyen una licenciatura en Educación, mención Ciencias Sociales.
En la preparación técnica de los guaymateros ha sido un aliado fundamental el Infotep, que ha graduado un total de 2,021 de ellos en los tres años que esta institución educativa tiene funcionando en el municipio.
El Infotep tiene instalada una unidad móvil de capacitación en electricidad en uno de los dos liceos del municipio. Otra de las formas en que la entidad “llega a ellos” es a través de unos albergues que construye el cabildo, donde se han dado cursos de camarero de bar y de restaurante con unos tres meses de duración. Además, el Central Romana suele prestar su centro comunal para que se impartan los cursos de tapicería, ebanistería, panadería y repostería.
El Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia (Inaipi) también ha extendido su mano a los hogares de Guaymate, al hacer reuniones con las familias en las que se les enseña la importancia de inculcar valores en los primeros años de vida de un individuo.
Su trayectoria
Esther Ozuna nació en La Romana. Obtuvo una Licenciatura en Educación, mención Ciencias Sociales en la Universidad Central del Este (UCE).
En su faceta política ha militado en los partidos Revolucionario Dominicano (PRD), Revolucionario Independiente (PRI) y Revolucionario Social Demócrata (PRSD).
Ha sido alcaldesa de Guaymate en cuatro ocasiones: 1994-1998, 2002-2006, 2006-2010 y 2016-2020. Aspira a reelegirse con el sustento de la alianza PLD-PRD.
Al frente de la Alcaldía
La impronta de Esther Ozuna en Guaymate se materializa en la construcción y remodelación del mercado municipal, el remozamiento del parque infantil, así como la edificación de dos centros comunales en los parajes La Nuria y Chavón.
También ha reconstruido los parques de Guaymate y del paraje Higüeral, destinado a niños y niñas, la compra de un vehículo para los empleados del Ayuntamiento y de un camión compactador pequeño, la reparación de uno para movilizar a los docentes a los bateyes.