jueves, 12 de diciembre de 2019

El auge de la “nalgomanía” (tener nalgas grandes) pone en peligro la vida de las mujeres que asisten a hacerse procedimientos donde profesionales con poca preparación.
La afirmación la hizo ayer el doctor Severo Mercedes, director de la única escuela de cirugía plástica del país, ubicada en el hospital Salvador B. Gautier.
De su lado, el ministro de Salud, doctor Rafael Sánchez Cárdenas, aseguró que el cierre de la clínica Dermo Stetic será permanente debido a las constantes violaciones. Al respecto, Mercedes dijo que cada mes reciben de 8 a 10 mujeres que requieren reconstrucción tras ser afectadas por manos no profesionales. En lo que va de año, al menos nueve pacientes han perdido la vida y unos 10 centros de estética han sido clausurados.
Desde agosto no había muertes por cirugía plástica, pero la normativa actual no permite consecuencias mayores, dijo el ministro de Salud. Esa clínica y ese equipo han sido reincidentes en la práctica violatoria a la Ley General de Salud. La disposición más reciente por parte del Ministerio de Salud del cierre total, pero de manera temporal, involucra a Dermo Stetic Láser Clinic, centro que ha sido cerrado tres veces, dos este año, tras la muerte de pacientes que se sometieron a cirugías estéticas. El 6 de diciembre falleció Yoselin Agramonte, de 44 años, a quien se le practicó una lipoescultura. En ese mismo centro a inicio del año 2019 otra mujer de 27 años de edad murió tres horas después de una cirugía plástica.
Mercedes señaló que en ese problema está el uso de biopolímeros, con lo que definió como el boon de la “nalgomanía”, un fenómeno en auge en la sociedad actual. Los pacientes, en su gran mayoría mujeres, se inyectan los traseros, los senos y hasta los genitales. Esto se conoce en medicina como Alogenosis Iatrogénica. Esto implica un peligro, porque ocasiona muertes por complicaciones y suicidios. Muchos médicos ejercen la cirugía plástica sin tener suficiente preparación y sin la autorización y, entonces, los que sí son especialistas, deben enfrentar el problema