sábado, 28 de diciembre de 2019

Los vertederos a cielo abierto, con los incendios que se producen en esos botaderos de manera constantes, ay los de las calles y avenidas, quedarán en la historia, ya que para eso trabaja el programa Dominicana Limpia, aseguró su director ejecutivo, George Bisonó.
Entrevistado por HOY, Bisonó explica que ya se produjo el cierre técnico del basurero de Villa Altagracia, por lo que el área será convertida en un jardín y los residuos sólidos de ese municipio irán al vertedero de Duquesa, en Santo Domingo Norte.
También, señala el cierre técnico del vertedero de Verón, en la provincia La Altagracia; se trabaja en el de Azua; Rafey en Santiago; Tamboril, Puerto Plata y otros, en tanto que para el próximo año se contempla eliminar algunos y reubicar a otros por el daño ambiental que producen a la población y al ecosistema.
En el caso de Verón, precisa, se trabaja ya para producir energía con una inversión extranjera, mientras que en Azua ya se hizo el cierre técnico y a ese lugar vierten 15 territorios, municipios y distritos municipales.
“Eso es importante, porque se eliminan de 15 a 20 vertederos, porque el objetivo es llevar al mínimo los más de 350 botaderos que existen en el territorio nacional”, apunta.
Señala que en Azua hay un área de acopio y otro de disposiciones de basura programadas a 20 años, en tanto que para los casos de Villa Altagracia, Tamboril y Hato del Yaque se licitó el proceso por RD$90 millones que están en el Presupuesto de 2020.
En tanto que en Tamboril se hizo el cierre y se dejará una estación de transferencia para desde ahí transportar los residuos sólidos al vertedero de Rafey, en Santiago.
Señala que ya Dominicana Limpia hace una inversión de RD$60 millones en Rafey, en una laguna de lixiviado, una verja perimetral, ya que también el próximo año entra a verter el municipio de Moca, que tiene un vertedero que ardía de manera constante con graves daños ambientales para la población.
Junto al de Moca, también se intervendrán a principios de 2020 los vertederos de Las Terrenas, en Samaná, San José de Ocoa, Higuey, Jarabacoa y Baní, con una inversión de RD$244 millones.
+