jueves, 12 de diciembre de 2019

Chile – La fuerza aérea de Chile informó el miércoles del hallazgo de un resto de esponja que podría pertenecer al avión militar con 38 personas que se perdió hace dos días cuando volaba rumbo a la Antártida.
En rueda de prensa desde Punta Arenas, 3.000 kilómetros al sur de la capital chilena, el general Eduardo Mosqueira, jefe de la Cuarta Brigada Aérea de Chile, detalló que “se encontraron restos de esponja flotando en el mar”, a 30 kilómetros del lugar en que se tuvo contacto por última vez con el avión Hércules C-130.
“Estimamos que pueden ser del estanque de combustible del C-130”, agregó.
Este es el primer hallazgo a dos días de la desaparición del aparato que volaba sobre el tormentoso Paso Drake, uno de los mares más complicados del mundo.
Mosqueira dijo que la esponja será sometida a peritajes para saber si corresponde a uno de los tanques de combustible que van en las alas del aparato, al igual que los números y letras que se observan en ella.
Los resultados tardarán uno o dos días. También explicó que la esponja fue ubicada por un avión privado de bandera chilena y que colaboró en su recuperación un avión brasileño, el Almirante Maximiano, que trabajaba en el área, y que ahora desplegará sus instrumentales de búsqueda submarina, pues el hallazgo se produjo en un área que tiene unos 3.200 metros de profundidad.
Mosqueira precisó que antes de informar a la prensa del hallazgo conversó con familiares de las personas desaparecidas, que pasado el mediodía llegaron a Punta Arenas.
Con ellos viajaron desde la capital chilena sociólogos, juristas y asistentes sociales para apoyarlos. Otros parientes habían llegado la víspera.
Más temprano, el general había informado que la zona del Paso Drake donde se perdió el avión amaneció con mejor tiempo que la víspera.
“Han mejorado las condiciones de visibilidad y de altitud en el área así que podemos tener mayores expectativas“.
En la operación de búsqueda participan medios marinos, aéreos, submarinos y satelitales de Argentina, Brasil, Estados Unidos y Uruguay.
En los próximos días llegarán al país rescatistas de otras naciones. Por la tarde se espera un avión de la fuerza aérea británica y el jueves se sumará a las labores de rescate un avión estadounidense.