sábado, 9 de noviembre de 2019


La deuda del sector público no financiero (SPNF) —que no incluye la del Banco Central de la República Dominicana— sumó en septiembre pasado unos 34,227.8 millones de dólares. Se trata de una subida de 2,069.6 millones de dólares entre enero y septiembre de 2019.
Con base en los datos que publica a Dirección de Crédito Público del Ministerio de Hacienda, el ritmo de endeudamiento del país ha sido mayor que el de la actividad económica. Mientras que el monto de la deuda del SPNF subió 6.4 % hasta septiembre pasado, el Producto Interno Bruto (PIB) corriente aumentó 4 %, lo que representa una de las señales de que no toda la deuda se dirige a proyectos de inversión que impulsen la economía.

Según la información oficial, la deuda del SPNF representaba a septiembre pasado un 38.5 % del PIB, casi un punto porcentual más que al cierre del año pasado. Un 26 % del PIB, equivalente a 23,095.3 millones de dólares, está representado por deuda externa; mientras que el 12.5 % restante (unos 11,132.6 millones de dólares) son compromisos con acreedores locales.

En lo que va de año, el endeudamiento con multilaterales y con otros países se ha reducido. Los datos presentados por la Dirección de Crédito Público revelan que la deuda multilateral bajó desde los 4,695.7 millones de dólares que se registraban en diciembre de 2018 hasta unos 4,636.1 millones de dólares al cierre de septiembre pasado. Entre tanto, el endeudamiento bilateral se redujo de 2,094.3 millones de dólares al terminar el año pasado hasta los 1,868.3 millones de dólares registrados en septiembre de este año.

En los mercados internacionales es donde se concentra la mayor parte de la deuda del SPNF, a través de colocaciones de bonos, que hasta septiembre sumaban 16,590.9 millones de dólares. Dentro de ese monto hay una mínima porción —de 56.8 millones de dólares— de deuda con la banca y los suplidores externos.
 
El resto de los compromisos del país está en el mercado local, con una mayor representación en bonos de deuda interna, por 7,333.2 millones de dólares, y en bonos de recapitalización del BCRD, que sumaban 2,535.6 millones de dólares. Otros 500 millones de dólares están en bonos de la CDEEE y otros 763.8 millones de dólares en colocaciones de papeles de deuda en la banca comercial y otras instituciones financieras.