jueves, 31 de octubre de 2019

Nuestra Policía Nacional sigue inmersa en su proceso de transformación y una muestra de esto es la apertura a ser una institución inclusiva, con la presencia en sus filas a personas con discapacidad.
 
Este es el caso del joven raso Andrés Rosado Marte, quien presta servicios a nuestro cuerpo del orden público, sin importar hacerlo a bordo de una silla de ruedas, y de esa manera contó su historia a través del programa "Conoce Nuestra Policía", que se transmite cada jueves a través de las plataformas digitales YouTube y Facebook.
 
Durante ese encuentro, el joven contó que dentro de su rutina diaria es trasladarse desde el municipio de Boca Chica al palacio policial a manejar una de las centrales de comunicación de la institución.
 
Andrés narró que ingresó a las filas hace ocho años a la Escuela de Seguridad Ciudadana, con el objetivo de posteriormente ingresar a la Academia para Cadetes, pero que mientras salía de un cajero automático fue herido de bala por desaprensivos que lo dejaron sin pararse de una cama por alrededor de un año.
 
Rosado Marte admite que ha sido muy fuerte aceptar su realidad, pero eso fue lo que le dio las fuerzas para levantarse de esa cama y continuar con su vida. Desde ahí comenzó a relacionarse con personas con su misma condición, al tiempo que desarrolla habilidades para desenvolverse sin mayores contratiempos.
 
Esa situación lo ha llevado a convertirse en un atleta adaptado a sus condiciones, participando en carreras de largas distancias y en baloncesto, llegando incluso a viajar fuera del país gracias a su fuerza de voluntad y resiliencia.
 
Segunda oportunidad
 
El raso Andrés agradece la oportunidad que le ha brindado nuestra Policía Nacional, pues dijo que es la única persona con ese tipo de condición que labora en la entidad.
 
"Ser policía es mi sueño, siempre ha sido lo que he querido ser, amo mi trabajo y me apasiona hacerlo", dijo el raso Rosado Marte, quien además cursa la carrera de Administración de Empresas en la Universidad del Caribe.
 
Aclaró que gracias a una beca completa que recibió por parte de nuestra institución, es que puede estudiar en una universidad privada, ya que no tenía forma de hacerlo por sus propios medios. Andrés espera que cuando posea su título universitario, sea tomado en cuenta para desempeñarse en una posición administrativa en nuestra Policía Nacional.
 
Durante el programa se reveló que este valioso joven también se encuentra trabajando con Francina Hungría, la joven que perdió la vista en condiciones similares al raso, y juntos buscan crear sensibilidad en los miembros de la institución a la hora de asistir a personas con discapacidad, como no videntes, sordomudos y otras con dificultades motoras.
 
La idea de este programa es que cuando alguien con estas condiciones vaya a poner una denuncia, no se le pongan trabas y se pueda manejar sin dificultades.
 
Aunque pueda sonar extraño, para este valiente joven su discapacidad le ha demostrado ser un joven más productivo que lo que era antes y se siente muy orgulloso de lo que se ha convertido.
 
El raso Andrés Rosado llamó a los jóvenes a no rendirse y enfrentarse a su realidad, que, pese a que hayan sido afectados por situaciones de la vida, que puedan salir adelante, pues la vida no se detiene y siempre habrá forma de enfrentarse a esta y salir airoso.