miércoles, 16 de octubre de 2019

Cuba Gooding Jr. enfrenta un creciente número de acusaciones de conducta sexual inapropiada, luego de que los fiscales revelaron el martes nuevos cargos penales contra el actor y dijeron al juez que hasta 12 mujeres podrían testificar por supuestos abusos.

Parado en un juzgado en Nueva York, Gooding se declaró inocente a una acusación formal que incluyó nuevos cargos, los cuales alegan que le pellizcó el trasero a una mujer en un club nocturno de Manhattan en octubre de 2018 tras hacerle un comentario lascivo previamente esa misma noche.

La acusación amplía un caso que comenzó con el arresto de Gooding en junio después de que una mujer de 29 años dijera a la policía que el actor, galardonado con un Oscar por su trabajo en 'Jerry Maguire', le apretujó un seno sin su consentimiento en otro bar de Manhattan. No se ha fijado una fecha para el juicio.

El abogado de Gooding, Mark Heller, argumentó que el caso en su contra es un ejemplo del descontrol del movimiento #MeToo y que fiscales demasiado estrictos están tratando de convertir “gestos comunes y corrientes” en crímenes.

La nueva acusación penal, dijo Heller, es el resultado de un intento fallido de extorsión en el que la acusadora abordó a Gooding para un acuerdo confidencial tras su arresto y entonces acudió a las autoridades cuando el actor se negó a pagar.
“Estamos sorprendidos, escandalizados y absolutamente perplejos de que la oficina del fiscal de distrito haya gastado el dinero de los contribuyentes, recursos y tiempo para acusar a Cuba en estos dos casos inverosímiles”, dijo Heller a periodistas afuera de la corte. Agregó que la evidencia de videos exoneraría a su cliente.

La oficina del fiscal de distrito de Manhattan se negó a hacer comentarios.
Gooding, de 51 años, fue liberado bajo palabra y no hizo declaraciones al salir de la corte. Vestido con traje gris oscuro y corbata negra, sonrió mientras uno de sus abogados le susurraba al oído mientras salían caminando del juzgado. En el pasillo, varias personas que se encontraban ahí por otros motivos aplaudieron mientras se montaba en un elevador.

Pero saludó y guiñó un ojo a gente que se presentó para apoyarlo fuera de la corte. Cuando le preguntaron si tenía un mensaje para sus fans, Gooding dijo: '¡Los amo!'.

Más allá de los cargos penales, el juicio de Gooding podría volverse un referendo de su conducta con las mujeres buena parte de su carrera. Los fiscales buscan apoyar su caso con toda una serie de posibles testigos que afirman que abusó en escenarios similares _ bares, hoteles y restaurantes _ en incidentes que se remontan hasta el 2001.

Algunos de los supuestos incidentes ocurrieron fuera de Nueva York, en lugares como Los Ángeles, Dallas y Albuquerque, Nuevo México. En algunos casos los supuestos delitos prescribieron. Ninguno de los incidentes desembocó en una acusación formal.