viernes, 6 de septiembre de 2019

César “El Abusador” Peralta fue grabado en numerosas ocasiones por las autoridades de Estados Unidos detallando sus planes de tráfico de narcóticos, y hasta se pudo identificar las rutas que utilizaba para transportar drogas, cocaína en volumen dominante, entre Sudamérica, República Dominicana y Norteamérica.
En una de esas grabaciones, Peralta señala que transportó en avión, en 2017, veinte kilogramos de cocaína cada semana hacia Puerto Rico.
En otra parte, César Peralta describe las rutas para el tráfico de narcóticos entre Antigua, Barbados, San Martín y Fajardo, en Puerto Rico, con la que movía la cocaína que compraba en República Dominicana y Sudamérica.
En una de esas conversaciones, también de 2017, Peralta describió el traslado de drogas, vía marítima, desde República Dominicana, apoyándose en un barco que salió desde Mayagüez, Puerto Rico.
Ante estas pruebas deberá enfrentarse “César El Abusador” una vez se produzca su captura. Las autoridades de Estados Unidos le han pedido a República Dominicana la extradición de este hombre, que desde el pasado 20 de agosto, cuando comenzó su búsqueda, se ha convertido en el más buscado en el país.
Contra César Emilio Peralta pesa una acusación formal en Puerto Rico por tráfico de drogas y lavado de activos. Esa acusación formal la produjo el Distrito Judicial de San Juan, el día 28 de noviembre de 2018. Ese caso cuenta con una acusación de reemplazo emitida por el Distrito Sur de Florida, el 11 de abril de 2019. También cuenta con órdenes de arresto en ambas jurisdicciones.
Basados en la acusación del Distrito Sur de Florida, de abril de este año, es que la justicia estadounidense han pedido su extradición,  usando como vía a la Cancillería de la República, que a su vez las remitió a la Procuraduría General de la República. LISTÍN DIARIO ha tenido acceso a copias de la acusación y a la solicitud de extradición.
Para poder justificar las exorbitantes ganancias que le producía el negocio ilícito de trafico de narcóticos, Peralta utilizaba una amplia red de lavado de activos, según señalan las autoridades de Estados Unidos.
Y, además, pagaba regularmente sumas de dinero a oficiales de seguridad para así evitar su detención y procesamiento ante la justicia.
Las autoridades de Estados Unidos definen a César Emilio Peralta como un ciudadano dominicano que nació el 30 de enero de 1975. Descrito por sus informantes como un hombre hispano de ojos marrones y pelo negro, que mide cinco pies y cinco pulgadas de altura. Su peso aproximado es de unas 140 libras.
“Las autoridades de ley y orden creen que Peralta se encuentra en la República Dominicana, en Santo Domingo”, dice la acusación de las autoridades federales estadounidenses en el documento, que fue entregado al personal dominicano de la Procuraduría General el 16 de julio del presente año. El operativo para su captura se montó un mes después, el día 20 de agosto.
Los cargos que han levantado los federales en contra de Peralta son por el tráfico de cinco kilogramos o más de cocaína, cinco kilogramos o más de heroína y por posesión de uno o más kilogramos de narcóticos. La pena podría ser hasta de cadena perpetua, en caso de no colaborar.
El jueves pasado la embajadora de Estados Unidos en República Dominicana definió a César Peralta como “la cabeza de la serpiente”, y dijo que en este momento la operación sobre su caso se encontraba en “un momento delicado”.
Todo esto mientras han corrido intensos rumores de supuestos acercamientos con la Administración de Control de Drogas (DEA) para entregarse, poniendo como condición la liberación de su pareja sentimental, Marisol Franco, quien hoy tiene pendiente el conocimiento de una medida de coerción en su contra.
Ayer, la fiscal del Distrito Nacional, Rosalba Ramos, negó que se esté encaminando un proceso de negociación con César Emilio Peralta para su entrega a las autoridades.
La acusación en su contra
Se le acusa de recibir cargamentos de múltiples kilogramos de cocaína y heroína desde Colombia y Venezuela y que esos cargamentos eran enviados luego a Puerto Rico y a los Estados Unidos. El dinero que resultaba de esas actividades ilícitas era entonces retornado a República Dominicana y a Colombia.
“La investigación reveló que el imputado César Emilio Peralta es el líder de esta organización criminal trasnacional que opera desde la República Dominicana”, asegura la Procuraduría General de la República en una de las solicitudes de medida de coerción sometida ante la corte contra parte de sus asociados.
Se le acusa de haber actuado en tráfico de drogas durante 20 años, aprendiendo al lado de los primeros grandes capos locales: Florián Félix y Quirino Ernesto Paulino Castillo, supliendo sus ausencias cuando estos enfrentaron procesos judiciales, y asumiendo el negocio de narcóticos. La expansión de su red lo puso cerca del mundo del entretenimiento al instalar media docena de discotecas y bares en el Gran Santo Domingo.
DATOS
Su caso en EEUU. La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos anunció el martes 20 de agosto que designó a César Emilio Peralta y a la Organización Peralta de Tráfico de Drogas (Peralta DTO) como traficantes de narcóticos extranjeros importantes de conformidad con la Ley de Designación de Narcotraficantes de Narcóticos Extranjeros (Ley Kingpin). La OFAC designó a ocho ciudadanos dominicanos adicionales por brindar apoyo material, o actuar para o en nombre de César Emilio Peralta y el DTO de Peralta.