lunes, 9 de septiembre de 2019

La Fundación Institucionalidad y Justicia, Inc. (Finjus) advirtió ayer sobre la probable inequidad que existiría en los gastos en el período de precampaña de no cumplirse los topes establecidos en la Ley de Partidos e inobservar los presupuestos de la proclama dictada por la Junta Central Electoral que declaró abierta la precampaña y fijó el máximo de gastos para los aspirantes a candidaturas en RD$ 519,465,870.00.
En un documento, la entidad expresa que en términos prácticos cada precandidato presidencial no podrá incurrir en gastos superiores a los estipulados por la JCE, por lo que es responsabilidad de los precandidatos cercanos al aparato gubernamental ceñirse al mandato de la ley, para evitar una situación de inequidad frente a los demás aspirantes a la Presidencia.
Asimismo recordó que cualquier precandidato tiene la obligación de mantenerse vigilante sobre el buen curso del proceso y el cumplimiento de las normas vigentes, sin importar su afiliación política.
Expresó en su texto que pese a esto, esa situación debe ser reconsiderada en el futuro, puesto que el tope previamente indicado sobre el nivel presidencial para un período específico del momento electoral resulta ser risible y condiciona la eficacia del momento político al alcance o no del dinero.
Dijo que hace la observación como parte de su reflexión sobre los procesos de aplicación de las leyes de Régimen Electoral y de Partidos Políticos.
“En el marco de las precandidaturas presidenciales consideramos importante destacar la necesidad del cumplimiento del tope de gastos establecido en el artículo 42 de la Ley de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos No. 33-18”, expuso.
Definió importante que la Junta verifique de manera estricta la erogación de fondos de los precandidatos, a fin de dar cumplimiento a que las contribuciones individuales hechas por particulares con el propósito de aportar a los precandidatos a los cargos de elección popular no podrán ser superiores al uno por ciento (1%) de los límites o topes establecidos.
La organización expuso que de igual modo, en el caso de que no se gaste todo lo recaudado, los precandidatos deberán cumplir con lo que establece la ley en el párrafo III del artículo 42 que reza que los fondos sobrantes de las recaudaciones realizadas por los precandidatos de los partidos, agrupaciones y movimientos políticos durante la precampaña se destinarán a los programas de formación política de sus miembros.
“Consideramos que tanto la Junta Central Electoral como los precandidatos en todos los niveles de elección deben ser cautelosos y firmes con el cumplimiento de los presupuestos contenidos en la Ley de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos”, consigna el documento.
Advierte que de no ser así, podrían generarse situaciones que laceren la legalidad, contribuyan a una situación de inequidad en el torneo electoral y las precampañas se traduzcan en un momento de inobservancia a los principios del Estado social y democrático de derecho.
JCE y partes vigilen
La Fundación Institucionalidad y Justicia, Inc. consideró que tanto la Junta Central Electoral como los precandidatos en todos los niveles de elección deben ser cautelosos y firmes con el cumplimiento de los presupuestos contenidos en la Ley de Partidos.
Cumplir topes
Dijo que en las precandidaturas presidenciales es importante destacar la necesidad del cumplimiento del tope de gastos establecido en el artículo 42 de la Ley de Partidos.