miércoles, 25 de septiembre de 2019

Organizaciones comunitarias y padres y amigos del centro educativo Salomé Ureña han impedido la entrada de los niños a clases, esta semana, debido a un canal de aguas putrefactas que hay frente a la escuela y que, según dicen, pone en peligro la salud de los alumnos.
Ramona Yolanda Cabral, presidenta de la junta de vecinos Superación, al igual que otros dirigentes comunitarios, manifestó a LISTÍN DIARIO que no se puede permitir la docencia en esa escuela hasta tanto las autoridades no solucionen el problema del canal.
“Estamos haciendo un llamado a las autoridades competentes para que vengan en auxilio de esta escuela de Arroyo Arriba. Los niños están en peligro. Es una urgencia”, expresó Cabral.
 Igualmente, Luis Taveras y Félix José Ciprián Delgado, padres de alumnos, expresaron si no hay una problema no permitirán el acceso de los niños a clases.
La directora de la escuela, Rosalía Cabral Bueno, al ser consultada por este diario, manifestó que las clases se han suspendido no por decisión de la escuela, sino de la comunidad.
“El lunes hubo un desbordamiento del canal donde fueron afectadas más de treinta casas de la comunidad. La comunidad nos impidió la docencia. En el día de hoy también la comunidad impidió la docencia. Y ellos están bien plantados y dicen que hasta que no se le busque una solución al canal frente a la escuela, en este centro no habrá docencia”, expresó.
El 19 de octubre del año pasado el encargado de la jornada extendida del Ministerio de Educación, Jovanny Romero prometió que se gestionaría la solución del problema del citado canal, pero hasta la fecha la situación sigue igual, lo que podría hacer zozobrar el presente año escolar para unos 700 alumnos de nivel primario y medio.