martes, 10 de septiembre de 2019

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, sometido el domingo a una nueva operación en el abdomen, la cuarta desde que fue acuchillado hace un año en un mitin electoral, fue autorizado por sus médicos a iniciar este lunes fisioterapia y dieta líquida gracias a la buena evolución de su estado tras la cirugía.
Los médicos, sin embargo, mantuvieron la restricción de las visitas, según el boletín divulgado por el Hospital Vila Nova Star, el elegante centro médico privado en el que el mandatario fue operado.
"El paciente se encuentra estable, sin dolor, sin fiebre y con una buena evolución clínica-quirúrgica", afirma el boletín divulgado luego de que Bolsonaro fuera sometido a una primera evaluación médica en la mañana de este lunes.
De acuerdo con la nota, eso permite que el jefe de Estado pueda iniciar fisioterapia motora y que pueda salir de la cama para sentarse en la poltrona o caminar por los pasillos del centro médico, como así ocurrió en la tarde de este lunes, según un vídeo divulgado por la Presidencia.
"Hoy pude caminar por el pasillo del hospital. Seguimos en plena recuperación", dijo Bolsonaro en su cuenta de Twitter, junto con el vídeo en el que se le ve andar solo, aunque vigilado de cerca por un médico.
Según el boletín "fue liberada dieta líquida a base de agua, gelatina, té y caldo, pero, por orientación médica, estarán con las visitas restringidas en este momento".
"En este primer momento el presidente necesita hablar poco y por eso continúa con visitas restringidas. El plazo inicial de reposo recomendado por los médicos (de cinco días, hasta el jueves) se mantiene", afirmó el director médico del hospital, Antonio Antonietto, en una rueda de prensa.
En la misma rueda de prensa el portavoz de la Presidencia, Otavio do Rego Barros, aseguró que Bolsonaro ha dicho que está bien y que quiere regresar inmediatamente al trabajo pero que se trata más de su "deseo natural" de transmitir tranquilidad y de avisar que está listo para volver a ejercer el mandato.
"Pero reafirmo: el vicepresidente, el general (en la reserva) Hamilton Mourao, ejercerá la Presidencia interinamente hasta el próximo jueves", afirmó el portavoz.
La aclaración fue hecha luego de que el propio mandatario, en otro vídeo publicado en Twitter, afirmara que tan solo pretende descansar este lunes y que a partir del martes volverá al trabajo.
"Es claro que Bolsonaro participará en la toma de decisiones mediante la interlocución con sus ministros y lógicamente con el general Mourao", agregó.
Pese a la restricción a las visitas, además de sus familiares, el jefe de Estado recibió el domingo a su ministro de Medioambiente, Ricardo Salles, y este lunes al vicepresidente Mourao.
Según el portavoz presidencial, el mandatario podrá conversar con sus colaboradores y ayudar en la toma de decisiones a partir de un gabinete montado en el propio hospital.
"El hospital destinó una ala exclusiva para el presidente y esa estructura está habilitada para proporcionarle condiciones para llevar adelante algunas actividades", dijo.
Rego Barros dijo igualmente que, pese a la operación, Bolsonaro mantuvo su plan de viajar a Nueva York el 22 de septiembre para hacer un pronunciamiento en la apertura de la Asamblea General de las Naciones Unidas de este año.
En su posible intervención, el líder ultraderechista quiere expresar su visión sobre los incendios forestales que se multiplicaron este año en la Amazonía y que tienen al país, principalmente al presidente, como blanco de duras críticas de ecologistas y de líderes de varios países.
Bolsonaro alega que los incendios son normales en esta época del año, que son inferiores incluso a los registrados en la década del 2000 y que entre los críticos destacan potencias mundiales que quieren desconocer la soberanía de Brasil en la Amazonía para apoderarse de sus riquezas.
La operación del domingo tuvo como objetivo la corrección de una hernia de incisión de 7 centímetros de diámetro que le surgió a Bolsonaro en el abdomen por el debilitamiento muscular provocado por las anteriores operaciones.
El autor del ataque a Bolsonaro del 6 de septiembre del año pasado, Adelio Bispo, fue detenido el mismo día, pero en junio de este año la Justicia lo absolvió por considerarlo no imputable por sus problemas mentales.