sábado, 31 de agosto de 2019

Horas antes de que el expelotero de Grandes Ligas Luis Castillo saliera del despacho del procurador de Antilavado, el Ministerio Público emitió un comunicado desistiendo de la persecución que había iniciado en su contra por sus supuestos vínculos con la red de narcotráfico internacional que lidera César Emilio Peralta (César El Abusador”), quien continúa prófugo.
Castillo, acompañado de sus abogados, llegó al despacho del titular de la Procuraduría Especializada en Lavado de Activos a las 10:20 de la mañana, y se retiró a las 4:12 de la tarde, luego de ser interrogado sobre la licitud del dinero que aportó para una villa que compró en Las Terrenas, Samaná, junto al expelotero Octavio Dotel, a quien también se vinculó con “César El Abusador”.
De acuerdo con sus abogados, Castillo llegó al país procedente de Fort Lauderdale en un vuelo a las 7:56 de la mañana de ayer viernes, y sin ser citado acudió a la procuraduría.
“Yo quise venir aquí al país a dar la cara como siempre lo dije desde el principio, de que no tengo ninguna duda de que yo no he hecho algo malo”, dijo Castillo.
Aseguró no conocer a “César El Abusador”, e indicó que si no vino antes a responder por la imputación que le hizo la Procuraduría General y que lo sorprendió, fue porque tuvo que reunir en los Estados Unidos, donde reside, las pruebas para demostrar su inocencia.
“Yo traje todos mis documentos, todos los fondos de cómo yo vivo, me mantengo, que vienen de los bancos norteamericanos”, dijo el exjugador de béisbol a los periodistas a su salida de la procuraduría de Antilavado.
Simplemente amigos. Cuando se le volvió a preguntar si conoce a “César El Abusador”, Castillo fue enfático al responder:
“No, yo no tengo ningún vínculo con nadie, simplemente yo soy amigo de Octavio Dotel que es mi compañero, que todos lo saben que jugamos juntos duramos muchos años en las Grandes Ligas”.
Dijo que a pesar del daño que se le hizo no se querellará contra nadie pues para él lo más importante es haber demostrado su inocencia.
“Al escuchar mi nombre en la acusación al principio me sorprendí; yo no soy una persona que me manejo así, yo tengo otro tipo de manejo y gracias a Dios vine a demostrar mi inocencia y ellos hicieron su trabajo, salió todo a la luz como yo lo pensé y así fue”, subrayó.
Agregó que respeta el trabajo de la Procuraduría, afirmando que es lo que el país espera en un caso tan grave y tan delicado.
“Hay que entender a la procuraduría general de la República en un caso de esos (narcotráfico); ellos hicieron su investigación y nosotros aportamos las pruebas, lo que el país espera es que ellos continúen investigando”, dijo.
Castillo agradeció a su familia y amigos; a su fanaticada, sus abogados y a la prensa, de quienes dijo, siempre confiaron en él.