lunes, 26 de agosto de 2019

Este lunes se cumplen 20 días de que se hiciera efectiva la renuncia de Gonzalo Castillo al frente del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, sin que el presidente Danilo Medina haya designado una nueva persona para ocupar este cargo.
Castillo renunció a ese Ministerio el pasado 31 de julio cuando anunció sus aspiraciones políticas como aspirante a la presidencia de la República por el Partido de la Liberación Dominicana. Su dimisión “irrevocable” se hizo efectiva el pasado 5 de este mes.
Con Gonzalo Castillo han sido cuatro los ministros del PLD que han renunciado a sus cargos en busca de convertirse en presidente del país.
El primero, en abril del año pasado,  fue Francisco Domínguez Brito, quien dejó el Ministerio de Medio Ambiente, seguido de Carlos Amarante Baret, quien abandonó el cargo de ministro de Interior y Policía, en mayo de 2018 y Ándres Navarro, quien renunció al Ministerio de Educación en febrero de este año.
Las aspiraciones de Gonzalo Castillo, a pesar de simpatizar con la obra de gobierno de Danilo Medina, no lo han vinculado al denominado grupo de los seis, integrado por Reinaldo Pared Pérez, Carlos Amarante Baret, Francisco Domínguez Brito, Andrés Navarro, Radhamés Segura y Juan Temístocles Montás.
Incluso en reiteradas ocasiones Pared Pérez ha expresado que Gonzalo Castillo no forma parte de ese grupo y que si quiere ser miembro debe formalizarlo.
El sector del presidente Danilo Medina ha acordado que a principios de diciembre realizará tres encuestas para determinar cuál de sus aspirantes está mejor posicionado para enfrentar al expresidente Leonel Fernández en las primarias abiertas del 6 de octubre próximo.
Otro que aunque no ha hecho una acusación directa a Castillo, se ha referido a el Ministerio de Obras Públicas fue Amarante Baret, quien denunció que desde el Ministerio de Obras Públicas se ha amenazado a los alcaldes con no repararles ni asfaltarles las calles de sus municipios si expresan su apoyo a su precandidatura, o a los demás aspirantes danilistas a la nominación presidencial del PLD.
Pero la alarma de esta precandidatura no solo ha saltado a lo interno del PLD: el Partido Revolucionario Moderno ha acusado a Gonzalo Castillo de violar la Ley No. 33-18 sobre Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos tras la difusión de videos con diversos carros promocionando su candidatura y la colocación de vallas publicitarias, que han obligado a la Junta Central Electoral a retirarlas por campaña a destiempo en Pedro Brand y Barahona.
Estas declaraciones y denuncias no parecen preocuparle a Castillo quien desde el anunció de sus aspiraciones presidenciales empezó una serie de reuniones y encuentros por todo el país, y se ha autodenominado la “sangre nueva” a la cual se refirió el presidente Danilo Medina, en el discurso en el que anunció al país que no buscaría cambiar la Constitución para quedarse en el poder.