viernes, 23 de agosto de 2019

El exbeisbolista de Grandes Ligas Octavio Dotel habría sostenido conversaciones telefónicas con dos miembros de la red de narcotráfico internacional que lideraba César Emilio Peralta, mejor conocido como César “El Abusador”, para “montar un negocio de los que ellos saben”, según consta en la solicitud de medidas de coerción en la que el Ministerio Público pide un año y medio de prisión preventiva contra el exdeportista y otros tres imputados, además de que sea declarado complejo el caso.
El documento señala que, mediante interceptaciones telefónicas con las autorizaciones, se grabó a Dotel conversando con Ambiorix Silverio Polanco, alias Mascota, señalado como miembro de la red de Peralta, para pedirle “un local” y proponerle “montar un negocio”.
En otra conversación telefónica con esta misma persona, el imputado habla sobre “firmar la vaina”, “buscar una llave” y “realizar una reunión”.
Asimismo, el exjugador de béisbol se habría comunicado vía telefónica con Alan Gilbert Bueno Alcequiez, alías Alan Dólar, sindicado de manejar la agencia ilegal de cambio de divisas de Peralta, para que le mande “dos mil dolaritos”.
A su vez, la solicitud refiere que Dotel “controla el capital social de la sociedad comercial Inversiones Docla, a través de la cual se ha pretendido ocultar bienes provenientes del narcotráfico y que tiene a su nombre alrededor de 30 inmuebles, ocho de ellos considerados propiedades de lujo, como villas turísticas, apartamentos y penthouses”.
El Ministerio Público sostiene que el imputado es “uno de los colaboradores principales en el aspecto del lavado de activos, ya que su condición de exjugador de béisbol profesional le permite mover grandes sumas de capital sin levantar sospechas de las autoridades del sistema financiero, constituir empresas para servir de fachada a los negocios ilícitos de la red”.
El órgano acusador también destaca que durante el allanamiento realizado a la residencia de Dotel el pasado martes, se decomisaron un rifle de uso militar, una escopeta, un revólver y una pistola, para las cuales no posee licencia o autorización del Ministerio de Interior y Policía.
Servir de fachada. Al encartado José Bernabé Quiterio, alias Niño, el Ministerio Público lo acusa de ser el propietario de diversos centros de entretenimiento y de expendio de bebidas que fueron creados a partir de las ganancias ilícitas de Peralta, con el objetivo de “servir como fachada para la continuación de las actividades ilícitas, producto del negocio del narcotráfico”.
Según la institución, este imputado figura como accionista en doce sociedades comerciales ubicadas en el Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo cuyas inversiones requeridas Quiterio no puede justificar mediante ingresos lícitos.
“Las referidas empresas que, además de servir de fachada para lavar el dinero proveniente del narcotráfico, proporciona el espacio físico ideal para realizar parte de las reuniones de coordinación de las actividades de narcotráfico y de almacenamiento”, amplía el documento acusador.
Suplidor de alcohol. De acuerdo al Ministerio Público el acusado Roberto José Cáceres José, alias Mameluko, figura como el propietario de dos empresas de venta y distribución de bebidas alcohólicas encargadas de suplir a los centros de diversión controlados por César Peralta.
“Contamos con varias conversaciones en las que el imputado Roberto José Cáceres José se escucha participando en la coordinación de negocios ilícitos con otros miembros de dicha organización”, apunta el escrito judicial.
El financiero. Mientras que Obispo Féliz Lorenzo, alias Manuel, es descrito en la acusación como “la persona que dirige, coordina, administra y controla la parte financiera de los miembros de la organización, contribuyendo a mantener los registros contables y maquillar los estados financieros de las empresas en procura de evitar que se descubra el esquema de lavado de activos, utilizando sus conocimientos de contabilidad”.
Audiencia el lunes. El conocimiento de la solicitud de medidas coercitivas contra estos cuatro imputados ante la Oficina de Atención Permanente del DN fue aplazado para el próximo lunes en la mañana, puesto que dos ellos no tenían abogados y porque el Ministerio Público no había depositado las pruebas que figuran en dicho expediente.
Todos fueron arrestados el pasado martes, luego de que las autoridades dominicanas, en colaboración con agencias estadounidenses, desmantelaran la red de narcotráfico y lavado de activos que César E. Peralta tenía presuntamente en República Dominicana, Colombia y Estados Unidos.
Defensa dice MP confundió villa
La defensa de Octavio Dotel aduce que éste fue arrestado por un error del MP, ya que la villa en Casa de Campo que está vinculada a la red de narcotráfico es la villa S-21 de Villas Colinas, mientras que la vivienda por la que Dotel y el también exbeisbolista Luis Castillo suscribieron un préstamo con garantía hipotecaria es la villa S-10.
Los abogados Yvelia Batista, Ybo René Sánchez y Manuel Sierra Pérez, explicaron que su defendido hizo un préstamo cuya garantía hipotecaria era la villa S-10 con Eridania Jorge Estrella para que esta pueda pagar una deuda de US$1.6 millones con la empresa Amantis, pero que ella convenció a los exdeportistas de que también era dueña de la villa S-21.
Quien habló fue el primo
Los representantes legales de Dotel aclararon que Fredermido Ferreras, quien se identificó anteayer como abogado del exbeisbolista, solo es su primo, y que todas las declaraciones que este dio fueron a partir de esa condición.
Mecanismos de César el Abusador
1. La adquisición de bienes muebles e inmuebles de lujo registrados mediante testaferros y prestanombres.
2. La apertura de centros de entretenimiento nocturno y de expendio de bebidas alcohólicas administrados a través de sociedades comerciales de los colaboradores de la red criminal.
3. Realización de transacciones ilícitas en agencias de cambio de divisas que operan clandestinamente, dado que no están registradas en el sistema financiero.