sábado, 8 de junio de 2019

La Oficina de Atención Permanente del Departamento Judicial de Santiago envió a prisión por un año, como medida de coerción, a Luis Fernando García Vega, acusado de raptar, violar y luego asfixiar  a una niña de diez años en el sector Villa Progreso de Cienfuegos, al noroeste de Santiago.
Asimismo, el tribunal dispuso en su sentencia que el imputado cumpla la prisión preventiva en el Centro de Corrección y Rehabilitación de la Isleta, de Moca.
Las autoridades recibieron informes de que reclusos del Centro de Corrección y Rehabilitación Hombres de Rafey de Santiago esperaban al imputado para darle un escarmiento y como medida de seguridad solicitaron que fuera enviado a la cárcel de Moca.
La Policía y el Ministerio Público lo acusan de cometer actos de barbarie en contra de la niña Masiel Ureña Peña.
La menor desapareció de su residencia y tras una intensa búsqueda  en la cual García Vega se integró, lograron encontrarla, ya que  un vecino lo notó sospechoso y planteó que se requisara su casa, encontrando allí el cadáver de la niña debajo de la cama donde éste dormía.
Aunque el individuo intentó escapar,  al percatarse del hallazgo del cuerpo de la menor, residentes del barrio lo persiguieron, lo golpearon y cuando estaba a punto de ser linchado llegó una patrulla policial que lo rescató.
De igual forma los vecinos del sector indignados incendiaron la casa de Luis Fernando García Vega.
Al ser entrevistado por un grupo de periodistas Luis Fernando García admitió haber cometido los hechos, pero dijo que lo hizo porque estaba “pasado” de drogas y de alcohol.