lunes, 13 de mayo de 2019

Roberto Saladin, juez titular de la Junta Central Electoral (JCE), argumentó que fue a petición del presidente de esa organismo, Julio César Castaños Guzmán, que no sometió al pleno su voto disidente a mantener el "vodo de arrastre" de diputados a senadores, y que fimó la resolucion que mantiene la modalidad en cinco provincias y el Distrito Nacional, pese a considerar la misma violatoria a la Constitución de la República.
En una carta hecha pública, dirigida al pleno de ese organismo, Saladín hace un recuento de sus argumentos, del voto disidente, e indica que Castaños Guzmán le planteó suspender esa decisión porque afectaría la confianza y la credibilidad del pleno, dentro "de la actual coyuntura que perturba la imagen de la JCE".
En ese sentido citó “la encuesta publicada, (en referencia la Gallup-Hoy) según la cual la JCE había caído  a un 55% en el porcentaje de índice de medición de la confianza y credibilidad”, también a “la denuncia en las redes sociales sobre cuestionamientos en el proceso de la licitación realizada para la compra de equipos informáticos que serían utilizados en los procesos electorales venideros “ y tercero “ la denuncia del Partido Reformista Social Cristiano sobres el proceso de conformación y reestructuración de las Juntas electorales”.
En la misiva, Saladin informa que tenía preparado de manera anticipada su voto disidente, y que en los debates sugirió dos alternativas la JCE, que sería someter al Congreso Nacional un proyecto de ley que elimine los efectos que pudieran considerarse contradictorios a la Ley Orgánica del Régimen Electoral, o someter un recurso ante el Tribunal Constitucional sobre esa legislación para alcanzar “cero” arrastre, de diputados a senadores, respecto a las disposiciones constitucionales.
Saladin dijo que, sin renunciar a su posición sobre la resolución, le comunicó a los demás miembros del pleno que publicaría en la prensa su voto disidente y así lo hizo.
“Consciente de que los demás miembros del Pleno, que apoyaban el arrastre, no aprobarían su eliminación en un 100% del territorio nacional y que aprobarlo para 26 provincias sería un claro y firme avance en esa dirección, asentí a firmar la Resolución de fecha 07 de mayo de 2029, donde en 26 provincias los electores votarían con 4 boletas en los niveles presidencial, senadores, diputados, alcaldes, lo cual contribuía a fortalecer nuestro sistema democrático, afectado durante años por la votación del voto directo”, señala.
Dijo que invitó a su despacho al secretario general de la JCE, Hilario Espiñeira Ceballos, a explicar por qué no se había reflejado en el acta de la reunión de esa fecha, sus observaciones al tema del arrastre.