miércoles, 15 de mayo de 2019

Decenas de personas de diferentes organizaciones sociales de Los Alcarrizos marcharon este miércoles hacia el hospital Vinicio Calventi de ese municipio, para el Ministerio de Salud Pública y el Servicio Nacional de Salud presten atención al descalabro en que se encuentra el centro asistencial.
La manifestación partió desde la Zona Franca hasta el centro hospitalario, pero al llegar a este lugar fueron recibidos por una turba y a bombazos por parte de agentes de la Policía Nacional.
David Ovalle, vocero del Colectivo, demandó además que al hospital Calventi se les practique una auditoría a la actual gestión que dirige el doctor Orlando Vargas.
Exigió que la administración actual del centro explique las razones por la que no hay insumos para atender a los enfermos y el área de emergencias prácticamente no atiende por falta de medicamentos básicos, en el único hospital que existe en el municipio de una población superior a los 300 mil habitantes.
Durante la protesta los manifestantes exigieron la destitución de Ovalle como director del hospital, tras considerar que ha sido incapaz de dar respuesta a las necesidades de la población.
Denunciaron que el hospital tiene una nómina sobrecargada de empleado, a los que se agregan a decenas de personas que cobran sin trabajar.
Deploraron que al llegar al centro asistencial del tercer nivel fueran recibido por una turba de delincuentes, lo que provocó que la Policía lanzara bombas lacrimógenas.
De su lado, Roberto Abreu, presidente del Movimiento Progresista Comunitario (MPC) manifestó que el hospital Calventi requiere de la intervención urgente de las autoridades del sector salud.
“Porque no es posible que en este centro de salud las personas no tengan confianza a los servicios que se ofrecen, debido a que hay mucha vulnerabilidad en las atenciones”, expresó Abreu.
Deploró la cantidad de niños que mueren en el centro hospitalario que se atribuyen a malas prácticas en madres adolescentes, un mal que afecta al municipio.
Demandó que sean concluidos los trabajos de remodelación en el área de Emergencias, con más de tres años sin que los terminen.