jueves, 16 de mayo de 2019

La reunión de extrabajadores de la Central Termoeléctrica Punta Catalina y el ministro de Trabajo, Winston Santos, concluyó ayer sin una respuesta satisfactoria para los exempleados, quienes acusaron al Gobierno de tener una complicidad con el consorcio Odebrecht.
Previo a que el ministro recibiera una comisión, los reclamantes bloquearon el tránsito en la avenida Jimenes Moya con Independencia y luego fueron dispersados por policías con bombas lacrimógenas.
“Ellos dijeron que no hay nada, para los que están afuera, que todavía están en un acuerdo y están esperando respuestas. Nosotros ya no estamos para respuestas”, explicó el vocero de los cancelados del Consorcio, Jhonatan Báez. Báez llamó a todos los afectados a paralizar el lunes las operaciones de la planta que en la actualidad opera en un período de prueba