sábado, 9 de marzo de 2019

Una nueva generación ha irrumpido con fuerza en el sector emprendimiento económico. Son jóvenes, de entre 20 y 30 años, pero su corta experiencia no les ha impedido poner en marcha pequeños y medianos negocios, generando ingresos y haciendo la zapata para su independencia económica. Y es que los  nacidos entre 1980 y 1995  (los llamados Millennials) representan el  32% de la gente en el mundo  con menos de 35 años que prefiere montar su propia empresa, trabajar para sí   mismos y  manejar su tiempo,  según una encuesta de Young Business Talent, publicada el año pasado. A propósito de que ayer se conmemoró el Día Internacional de la Mujer, compartimos las historias de tres mujeres que han seguido ese camino.
Lucivel Ávila
Ivels Tea Shop & Room
Negocio gastronómico
Lucivel Ávila es una joven higüeyana que aprendió a amar el ritual del té con su madre Ivel. Luego de la muerte de su progenitora, junto a su hermano y socio, Alejandro Castillo, decide honrar su memoria con la creación hace dos años de Ivels Tea Shop & Room, un salón y tienda de té, es decir, el público puede tanto comprar la bebida para llevar, como puede disfrutarla en un espacio agradable y elegante. Además de servir la bebida
milenaria, ofrecen una variedad de cafés, cócteles, smoothies, jugos, vinos, sangría, bocadillos,
postres y más. Ávila además de la pasión que le despierta el té decidió , emprender por aquello de no tener todos los huevos en una misma canasta y además darle buen uso a sus ahorros.
Y aunque enfrentó todas las dificultades de iniciar un negocio, desde conseguir los recursos hasta tener que sacar el tiempo para dedicárselo a su negocio, está muy optimista con su proyecto, “los empleos formales escasean y a la falta de ellos, se ve la salida en emprender. Asimismo, otra cosa es poder uno pasar de empleado a dueño de negocio. ¿Dificultades? Creo que lo principal es que aquí se incentiva poco al emprendedor”.
Lucivel Avila es comunicadora de profesión, con un ph.D en comunicación de masas, por la Universidad Complutense de Madrid; amante de la lectura. Además de su trabajo formal, también ofrece servicios en Asesores de Comunicación Social, Empresarial y Política (ACSEP).
Jennifer María Jimnénez Vásquez
Detallista, y Instituí Evéntif
Objetos personalizados y organización de eventos
Jennifer María Jiménez Vásquez, desde siempre supo que lo de ella era tener un negocio propio a los 19 años. Como no podía conciliar sus estudios universitarios con un trabajo de oficina, decide iniciar con su negocio Detallista, un emprendimiento de piezas personalizadas, principalmente copas con grabados, “este método me permitió generar ingresos sin esclavizarme en un horario laboral, pero sobre todo hago algo que me gustara”, cuenta.
A pesar de estar en una tarea que la apasiona nunca imaginó que empezando le iría tan bien y que a las personas les gustara tanto tomar vino en una copa que llevara su nombre, que es su producto más solicitado. A partir de allí, empezaron a llegarle buenas oportunidades con relación a organizar eventos y paulatinamente pudo crear Evéntif, una empresa de organización de eventos sociales y empresariales.
Jenni como la llaman sus cercanos lleva el amor por el trabajo y sobre todo por emprender en las venas; cuenta que sus padres siempre le han inculcado la independencia económica y las ideas de negocios. Es así como esta jovencita hoy puede mostrar su propio esfuerzo, “ esto es algo que es mío y me hace sentir orgullosa de mi misma”, explica.
Como es sabido, iniciar un negocio implica una inversión aunque sea mínima, Jiménez cuenta que comenzó Detallista con sus propios ahorros, ya que es un negocio que no requiere de una alta inversión, ya luego cuando necesitó de una mayor financiación para obtener unas máquinas, sus padres le apoyaron.
¿Qué es lo más satisfactorio de emprender? Saber que eres el responsable de tu éxito y que de ti depende tu nivel de ingresos. Nadie tiene el poder de decidir cuál es tu destino económico y laboral.
En ese orden la pequeña empresaria le de ja algunas recomendaciones a quienes quieren entrar a los negocios. Tres consejos da a otras emprendedoras que están empezando No se conformen con lo que tienen, opten siempre por más; vivimos en un país donde conseguir un empleo es difícil y hay que optar por el pluriempleo porque los sueldos no prometen una buena calidad de vida, y no desistan a pesar de las adversidades que se presentan, al contrario, aprendan de ellas.
Jennifer María es una estudiante de término de Comunicación Social y Cinematografía, apasionada por la producción y organización de toda clase de eventos.
Paloma Esthefany Pérez Santos
Paloma Bisutería
En la moda
Paloma Esthefany Pérez Santos es una joven emprendedora que a los 24 años de edad ha emprendido su propio negocio de accesorios para pagar sus estudios, próximamente de arquitectura, en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Se trata de Paloma Bisutería, consiste en diseño y confecciones de accesorios, personalizaciones, cuyas ventas se ejecutan en Internet.
Paloma cuenta que la idea viene de su deseo de querer emplear el tiempo en algo que le gusta y a la vez conseguir beneficios.
Esta diseñadora de joyas explica que desde muy niña siempre le gustó el diseño de accesorios y lo quiso llevar a un nivel más profesional. Inició su negocio con la ayuda de su i padre.
A quienes estén pensando seguir sus pasos le recomienda darse a conocer a través de un producto y que las personas se identifiquen con el mismo; nunca perder de vista el objetivo, ser persistentes y luchar día a día por sus sueños.