miércoles, 6 de marzo de 2019

El pre-candidato presidencial, Víctor –Ito- Bisonó consideró que República Dominicana debe reencontrarse con sus valores fundacionales del cristianismo para poder enfrentar con éxito los desafíos que tiene en el presente. En el marco del inicio de la Cuaresma en el día de hoy, con el Miércoles de Ceniza.
Citó como ejemplos de descomposición social que se ven diariamente, resaltó como necesario el reencontrarse con la fe si se quiere salir adelante.
“Estamos viendo delincuentes que asaltan los parques, atracos a ancianos indefensos, decenas de miles de casos de violencia contra la mujer, aumento en el consumo de drogas con todo lo que eso implica y desgarradores casos de violaciones a menores. Nuestro país se encuentra en un momento muy oscuro, del cual solo saldremos con la luz que nos da el abrazar la fe. La dominicanidad y el cristianismo son inseparables, así lo quisieron nuestros fundadores y querer desconocer eso es pretender borrar la historia e identidad. Vamos a superar esta prueba y para ello tenemos que enarbolar los valores que nos dan origen y que son la clave del éxito”. Expresó el aspirante presidencial.
En el año 2018, el país vio 80,000 denuncias de violencia de género, así como alrededor de 8,000 por delitos sexuales. Del mismo modo, la Encuesta Nacional Sobre Uso y Consumo de Drogas que elabora el estatal Consejo Nacional de Drogas (CND), precisa que cerca de 300 mil adolescentes de entre 13 y 14 años de edad, han consumido narcóticos.
“Todos sabemos que el manejo del Estado impacta directamente la conducta de sus ciudadanos; por ello, es preciso que adecentemos el comportamiento del gobierno y para eso necesitamos nuevas figuras, con nuestras creencias de siempre. Si practicas una religión, ya sea católica, protestante, o guiado por alguna otra fe, entonces tu vida privada estará inspirada por un sentido de obligación moral, y así, también, tu vida pública. Una influye en la otra. Sin Dios, no hay virtud, porque no hay incitación de la conciencia. Sin Dios, estamos atrapados en lo material, ese mundo plano que nos dice solo lo que los sentidos perciben. Sin Dios, hay una decadencia de la sociedad. Y sin Dios, la democracia no durará ni puede durar.” Concluyó Bisonó.