martes, 12 de marzo de 2019

A 77 kilómetros de la capital, en Sonador, provincia Monseñor Nouel, está la Universidad Adventista Dominicana (UNAD). Su amplio campus no es lo único que llama la atención, sino su filosofía y método de enseñanza para formar profesionales competentes.
Fue fundada en 1976 cuando el antiguo Colegio Adventista Dominicano -que funcionaba en Herrera y se trasladó a Sonador, Bonao- se convirtió en una institución de educación superior.
Desde ese momento, la UNAD no solo se ha caracterizado por formar profesionales con la capacidad de insertarse al campo laboral, sino que también posean vocación de servicio y valores morales.
Educación en valores
Educar la mente, el cuerpo y el corazón y crear una opción de educación integral basada en la filosofía adventista, es el principal objetivo de la universidad, explica su rector, Ángel Guzmán.
Sin embargo, agrega que la educación que ofrecen no es solamente para los adventistas, ya que la universidad tiene una filosofía de puertas abiertas que ofrece un programa académico de calidad y competitivo. Asimismo, hace la observación de que en la actualidad el sistema educativo se ha olvidado de la formación en valores.  Cree firmemente en que una formación académica sin valores es una educación incompleta. “No se puede ser un buen profesional si no se es una buena persona. Esa es la razón por la cual vemos tantas personas preparadas, pero corruptas y deshonestas”, afirmó Guzmán.