miércoles, 6 de marzo de 2019







La mayoría de las personas que resultaron heridas en el accidente ocurrido la noche del domingo en la carretera Jarabacoa-La Vega fueron dadas de alta.
El autobús era ocupado por aficionados al futbol que regresaban a Maimón luego de participar en un juego. En el accidente murieron cinco personas y al menos 40 resultaron lesionadas, la mayoría de origen haitiano.
Algunas resultaron con traumas severos, pero manejables, según explicaron médicos del Hospital Luis Morillo King, de La Vega.
Jorge Louis, uno de los heridos y que fue curado y dado de alta, dijo que el conductor de la guagua, el cual identificó como Eddy Evaristo Peralta González, de 30 años, se desplazaba a una gran velocidad y escuchando música alta.
“Yo mismo fui uno que me paré para decirle que bajara la  velocidad porque la carretera es muy peligrosa, pero no nos hizo caso, la música no lo dejaba escuchar”, enfatizó Louis.
Asimismo, agregó que en el autobús viajaban Más de 50 personas entre jugadores y fanáticos,  tres eran dominicanos, incluyendo el conductor.
El equipo participaba en un intercambio de fútbol en Jarabacoa. “Nosotros recibimos a los futbolistas de Jarabacoa en Maimón y ellos nos recibieron a nosotros”, declaró el sobreviviente del accidente.
Mientras, en las afueras del centro hospitalario familiares de los lesionados explicaron que junto a los parientes de los fenecidos están consultando a abogados para demandar en lo civil y lo penal al propietario del autobús y al conductor del mismo.
El presidente de Sporting Fotball Club Maimón, liga a la que  pertenece el equipo, pidió que se investigue al chofer que conducía el vehículo.
El accidente se produjo en  la carretera Federico Basilis, en el trayecto  Jarabacoa-La Vega. El conductor se habría lanzado del vehículo.
En el accidente fallecieron los haitianos Peterson Clermont, Calix David, Jacques Joseph, Eventz Julmist y Joanes Augustin. De los  heridos, 23 siguen hospitalizados en el hospital Luis Morillo King, de La Vega.
De las víctimas, 22 eran jugadores de Fotball Club y los demás eran fanáticos, según afirmó el presidente del equipo.