sábado, 5 de enero de 2019

NACIONAL
Grupos y personas protectoras de animales denunciaron que a raíz de los casos de rabia humana, centenares de perros han sido envenenados, lo que puede provocar un problema de salud y ambiental mayor al que se quiere enfrentar, tal como ocurrió con la intoxicación de cuatro niños en Pedernales con carne envenenada.

Indicaron que al no existir una cultura de recoger cadáveres de animales, otros pueden comer carne podrida y así propagar enfermedades entre los humanos. La advertencia la hacen Darío Andújar, de Fundación Albergue S.O.S; Myriam Rodríguez Scott, de la Fundación Quisqueya en Desarrollo y el doctor Pablo Burgos, de Aquavet Veterinaria, quienes denunciaron que reciben denuncias a diario de envenenamiento de animales en sectores del Gran Santo Domingo, además de Pedernales, luego de la muerte de cuatro personas por rabia humana.

Rodríguez afirmó que incluso tiraron veneno en un refugio que ella tiene en Santo Domingo Este, donde van niños en ocasiones. “Hay una histeria colectiva incluso juntas de vecinos están llamando en los residenciales a poner veneno y no sacar a pasear las mascostas”, expresó al agregar que “estamos haciendo algo que creemos está bien….la solución no es poner veneno a gatos y perros”.
Mala práctica. Aribuyeron las tragedias a una mala práctica en el manejo de los animales por parte del Estado, a una teórica reorganización del Centro Antirrábico que nunca logró materializarse, indiferencia absoluta de las instituciones que tienen que ver con la aplicación de la Ley 248-12 sobre Protección Animal y Tenencia Responsable y de los prácticamente inexistentes controles sanitarios en la línea fronteriza.

Rodríguez indicó que hasta el momento lo único que se ha cumplido de la ley es la creación de una unidad en la Procuraduría, pero no se ha aprobado el reglamento pese a que ellos entregaron un borrador. Tampoco se han creado los albergues y centros veterinarios públicos. En tanto que Burgos dijo que se ha demostrado que las muertes de personas por rabia ha sido por la no aplicación de los protocolos médicos, ya que los pacientes acudieron a los centros de salud.

“Los protectores de animales de República Dominicana ponen su experiencia a disposición del Estado para el manejo de este tipo de situaciones, a la vez que hacen un llamado a la sensatez, a la sensibilidad, al respeto a la ley por parte de la ciudadanía para que detenga los envenenamientos, exigiendo al mismo tiempo al Gobierno poner fin a males como la rabia, mediante el cumplimiento y aplicación efectiva de las disposiciones legales vigentes”.

FUENTE: HOY