miércoles, 14 de noviembre de 2018

NACIONAL
Santo Domingo
Para los dominicanos la calidad artística e interpretativa de Maridalia Hernández siempre estará por encima de su trayectoria, de casi cuatro décadas de carrera.

Maridalia es la voz de la canción dominicana por excelencia y su canto nos ha acompañado en distintos géneros, como la balada, el bolero, merengue, danzón y recientemente merengue típico, exhibiendo una gracia única en cada interpretación.

El próximo 24 de noviembre la artista volverá a reencontrarse con el público dominicano, en el concierto “Simplemente Maridalia” en el Teatro la Fiesta del hotel Jaragua, en una producción de Big Show Pro.

Previo a su actuación, compartió con la prensa y volvió a revivir experiencias y a desempolvar temas que, aunque pasen los años, siempre serán parte de su historia artística.

La artista confesó no lamentar los errores que quizás pudo haber cometido en su trajinar por el canto.
“Es un error, desde la madurez que tengo hoy en día, juzgar los hechos pasados. Porque lo que le sucede a uno en un momento es fruto de tu evolución. Entonces no me lamento. Son como decía Miles Davis, el gran trompetista jazzista, los errores no existen, son experiencias para crecer. Que puedan ser muy dolorosos, o menos, lo que sea, es parte del crecer emotivo o biológico de un ser humanoÖ y al final todo obra para bien”, confesó la artista.

Maridalia, quien estuvo diez años en tribunales y quince sin poder grabar, pero este percance no apagó su canto, ni su caminar por el arte.

Durante el proceso nunca pensó en abandonar su carrera, siempre se mantuvo luchando y trabajando, hasta lograr la liberación y continuar con su vida artística.
Se mantuvo en pie de lucha y consciente de que esta carrera está hecha de muchas satisfacciones y desengaños. Pero solo hace salir al escenario y su canto transforma los rostros del público. Mientras que ella se llena de vida y plenitud.

La artista dominicana precisó que su recital “Simplemente Maridalia”, el cual contará con la dirección musical de Leo Pimentel, llega en un buen momento para reponer el concepto de lo que es la esencia de un concierto. “Es un gran concierto que va a recoger parte de la historia de mi carrera”, expresó durante un encuentro en Meridian Event Center.

Privilegiada es de haber nacido en el seno de una familia de artistas, de donde, en su momento, emergieron también Príamo Morel, Yoryi Morel, Orlando Menicucci Morel, María Luisa Hernández. Y sobre todo nieta del destacado músico Julio Alberto Hernández.

Su primer acercamiento al mundo de la formación artística fue en su natal Santiago, en casa de doña Dominica Eloy, quien tenía la primera academia privada de música, allí inició junto a un grupo de amigos.

Todo estaba listo para que Maridalia, que ya había avanzado en su educación musical, fuera a la ciudad de Viena, Austria, a tomar clases de piano clásico en el conservatorio. Sólo faltaba tomar el examen de admisión, cuando en 1981 el productor y pianista Luis José Mella, a quien considera su descubridor, la escuchó cantar.

De ahí sale el espectáculo “Sonido para una imagen”, donde entonó la emblemática canción “New York, New York” sorprendiendo de tal modo al auditorio, que más de dos veces tuvo que salir a escena para repetirla. De este momento, conserva el recuerdo de sus compañeros Rita Ricardo, Félix Germán y Agustín Heredia, pero también el apoyo de sus padres, su maestra de piano Milagros Beras y los medios de comunicación.

Revela que si no hubiera sido cantante estaría inmersa en el mundo de la psicología, pues le llama la atención todo lo concerniente a la conducta humana.
 
FUENTE: LISTIN DIARIO

0 comentarios:

Publicar un comentario