sábado, 1 de septiembre de 2018

NACIONAL
SANTO DOMINGO. El agua es uno de los elementos principales para que exista la vida en el planeta. Es fundamental para el desarrollo, vital para reducir enfermedades y mejorar la actividad de las personas.

A pesar de que la Tierra está cubierta por el 70 % de agua, sólo un 3.5 % es potable. Esto convierte el recurso en uno de los más preciados para la población humana, animal y vegetal. Uno de los mayores retos que tiene la humanidad es la conservación y el tratamiento correcto del agua

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en su reporte mundial sobre el agua del 2018, establece que la demanda está creciendo 1 % por año respecto a la población. Se calcula que la población aumente de 7.7 mil millones en el 2017 a entre 9.4 y 10.2 mil millones en el 2050. Actualmente, 3.6 mil millones de personas (casi la mitad de la población mundial) sufren de escasez de agua al menos un mes por año.

Según datos de las Naciones Unidas del 2017, 2 mil 100 millones de personas no tienen acceso en el mundo a servicios de agua potable gestionados de manera segura. De estos, 844 millones no tienen un servicio de este recurso para tomar. También, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó en febrero de este año que cerca de 2 mil millones de personas utilizan servicios de agua de beber contaminada con heces.

En un breve recorrido por la ciudad, un equipo de Diario Libre pudo constatar que muchas personas malgastan el agua. Pero, además, al entrevistar a algunas, coincidieron en que algunos ciudadanos desperdician este preciado líquido y que otras contaminan los ríos y mares.
Stephany Celiné opina que es una injusticia malgastar el agua que miles de personas en el mundo necesitan: “Una persona que esté llenando algo en su casa en la mañana y deja que el agua se bote (...) otra persona puede sacarle más provecho tomándola, bañándose o cocinando algo”, explica Celiné.

Por otra parte, dice la UNESCO, que la agricultura al nivel mundial representa un 70 % de extracción del agua. Y las industrias consumen un 75 % en la generación de energía. Otro dato importante, que se convierte en un peligro para la calidad del fluido y la salud, es que el 80 % de las aguas residuales retornan al ecosistema sin ser tratadas o reutilizadas.

En República Dominicana, a pesar de contar con más de 20 ríos, sus afluentes y al menos 34 presas y embalses, la falta de infraestructura y la contaminación afecta el acceso al agua potable. El gobierno se ve obligado a distribuir el agua a las distintas provincias, municipios y barrios de manera racionada. Sin embargo, la población dominicana malgasta mucha en tareas dóciles, y por otra parte contamina los ríos con desechos y, por consiguiente, el mar.

“Se desperdicia mucha agua, hay sitios que sí y sitios que no, y es verdad que, para traerla aquí a la ciudad, sale muy cara, cuesta mucho dinero”, dice Cristino Cordero, quien es tejedor de mallas para pescar.
 
 
FUENTE: DIARIO LIBRE

0 comentarios:

Publicar un comentario