jueves, 21 de junio de 2018

NACIONAL
SANTO DOMINGO. La disposición del pleno de la Junta Central Electoral (JCE) de suspender las actividades proselitistas de los aspirantes a posiciones electivas de caras a las elecciones del 2020, sacudió ayer a la clase política y provocó reacciones de unos y el silencio de otros.

La medida se adopta en momentos en que se registra un gran activismo, principalmente en el oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), donde hay siete dirigentes detrás de la candidatura presidencial.

Son ellos: Leonel Fernández, Reinaldo Pared Pérez, Francisco Domínguez Brito, Andrés Navarro, Carlos Amarante Baret, Manuel Crespo y Carlos Peña.

También en el opositor Partido Revolucionario Moderno (PRM) han sacado la cabeza para promover sus aspiraciones el expresidente Hipólito Mejía y el excandidato presidencial Luis Abinader.

Por el Partido Demócrata Institucional (PDI) aspira Ramfis Domínguez Trujillo, quien ha instalado comandos de campaña.

La ordenanza de la JCE concitó el respaldo del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) que consideró se enmarca en las atribuciones constitucionales y de ley de ese órgano
“El PRSC había calificado de vergonzoso para la clase política que sin estar la campaña electoral abierta... y a dos años de los procesos electorales, en vez de estar gobernando y contrapesando, los políticos estemos caravaneando y contaminando el ambiente con publicidad exterior gráfica y auditiva”, aseguró Ramón Rogelio Genao, secretario general.

Al ser cuestionado al respecto, el aspirante a la candidatura presidencial del PLD, Francisco Domínguez Brito, refirió: “Prefiero estudiarla antes de opinar”.

Pero el coordinador de campaña del expresidente Leonel Fernández, Bautista Rojas Gómez (Bauta), aseguró que continuarán en sus labores políticas.

“Nosotros vamos a seguir trabajando en la República Dominicana, esto es un país democrático y de derechos, eso no es de él (presidente de la JCE), eso no surge de él, eso es lo que es él, un pusilánime, un irresponsable, un cobarde”.

La medida de la JCE
El pleno de la JCE dio ayer un plazo de cinco días a los aspirantes para que suspendan sus actividades proselitistas, por considerar que transgreden las normas vigentes destinadas a pautar los tiempos de las campañas electorales, así como las disposiciones reglamentarias y estatutarias de los partidos.

Esto en el sentido de que ninguna de las organizaciones políticas ha declarado formalmente, a través de sus órganos estatutarios, el inicio de un período de precampaña interna que permita la selección de sus candidatos.

La suspensión de la JCE abarca todas las actividades proselitistas que incluyan: movilización de personas en la vía pública, ya sea mediante caminatas o marchas y caravanas en vehículos de motor, despliegue de propaganda en los medios de comunicación, utilización de vallas con imágenes alusivas a candidatos en calles, carreteras y espacios públicos.

Incluye además el uso de altoparlantes que emitan consignas alusivas a las aspiraciones personales.
En su decisión, el pleno refiere que los aprestos electorales y manifiestos, en las vías públicas como en los medios de comunicación, resultan en estos momentos extemporáneos y fuera de toda la previsión legal.

“Esta institución tiene absoluta competencia reglamentaria, establecida en la Constitución de la República y en las leyes, para exigir el cese inmediato de las actividades mencionadas, sin desmedro del ejercicio de los sagrados derechos de asociación, reunión y libre expresión del pensamiento”, refiere la decisión del pleno.

Los miembros de la JCE, reunidos en pleno, solicitaron al Ministerio de Interior y Policía, a las gobernaciones provinciales del país, y a las alcaldías de los municipios, su colaboración para la ejecución de la medida.

La disposición está firmada por Julio César Castaños Guzmán, presidente, así como los miembros titulares, Roberto Saladín, Rosario Graciano, Carmen Imbert Brugal y Juan Bautista Cuevas (suplente del titular Henry Mejía).
 
 
DIARIO LIBRE

0 comentarios:

Publicar un comentario