lunes, 25 de junio de 2018

NACIONAL
El “Nuevo Boca de Cachón”, en la provincia Independencia, es el primer asentamiento humano modelo del gobierno del presidente Danilo Medina, que beneficia a 572 familias afectadas por la crecida del Lago Enriquillo, pero que hoy son amenazadas por otros problemas como la falta de empleo y de tierra para trabajar.

Es una ciudad modelo que contiene todo lo que un ser humano necesita para vivir, desde escuelas, hospitales, asilo de ancianos, estancia infantil, oficinas gubernamentales, banco, mercado, iglesias, escuelas vocacionales, parques, destacamento policial y militar, estaciones de bomberos, alcaldía, funeraria, agua potable y un cementerio.

Es una obra construida a un costo de US$24.4 millones de los fondos del Gobierno que tomó en cuenta hasta la parte psicológica de sus habitantes, pero que a lo largo de los cuatro años de existencia, algunos aspectos se han descuidado.

Como en una jaula de oro, dicen sentirse algunos habitantes en la pequeña ciudad cuando se les pregunta cómo se sienten. Todos responden de la misma manera, que no hay empleos y que hasta las funditas de alimentos que les daban los Comedores Económicos se las quitaron.

El presidente Medina se comprometió a enfrentar de manera integral la problemática causada a los habitantes del viejo Boca de Cachón por la crecida del lago a raíz de las tormentas Olga y Noel en el 2007, reubicando a las familias más afectadas y entregándole terrenos acondicionados para que continuaran ganándose la vida con la agricultura y la crianza de animales.

Unas 7,500 tareas habían sido ubicadas en la zona para desarrollar ocho proyectos agropecuarios que serían entregados los agricultores que perdieron el 80% de los terrenos cultivables por la crecida del lago, pero han pasado cuatro años y apenas se inició el proyecto Cerro Colorado, que ya está lleno de maleza.

Promesa incumplida
Leonel Florián, presidente del Comité de Desarrollo Comunitario del Nuevo Boca de Cachón, dijo que ya han transcurrido cuatro años de la inauguración del proyecto y las autoridades del Instituto Agrario Dominicano (IAD) no han dado continuidad a la palabra empeñada del presidente Medina.
“La comunidad deplora con mucho pesar la situación del total abandono en la que se encuentra el referido proyecto. Le hacemos un llamado al presidente Danilo Medina para que ordene retomar los trabajos y se disponga la entrega de los terrenos del Proyecto Cerro Colorado a los campesinos”, dijo.

Debido a la situación, aproximadamente el 70% de los pobladores está desempleado y solo un 30% vive del empleo en algunas de las instituciones oficiales instaladas en el lugar y del intercambio comercial en la frontera, además del chiripeo, pero su aspiración es contar con la tierra para ponerla a producir.

Fermina Pérez es una de las habitantes del proyecto que aunque reconoce que ahora viven más seguros, organizados y con todos los servicios, no tienen lo más importante, cómo ganarse el sustento diario. “Nosotros estamos bien aquí por un lado, pero mira, yo no he puesto el fogón todavía, no tengo a qué echarle mano. No encontramos qué hacer; yo soy una mujer y quisiera hallar aunque sea donde fregar un plato... los hombres no trabajan, no tienen trabajo, ni parcelas no tienen nada”. El alcalde Roberto Cuevas Florián, de la Junta Distrital Nueva Boca de Cachón, indica que con el traslado todas sus tierras se perdieron y el ganado mermó. Indica que no han valido las comisiones ni los reclamos para que sean preparados los terrenos prometidos.

Reconoce que ahora viven con más confort, pero si no tienen fuente de empleos, es como vivir en una jaula de oro. “No ha sido posible que nos entreguen el proyecto agrario, cuatro años de promesas en promesas, los terrenos están ubicados con un movimiento que hicimos comenzaron a limpiarlos y ahora nuevamente están abandonados”.

Comida y energía
Otro problema que afrontan los pobladores son los apagones de hasta 10 y 12 horas. Tienen un sistema de compra de energía prepago. Cada familia compra la cantidad de quilos que necesita, pero hay muchos que no tienen con qué pagar y se quedan a oscuras.

Emelisa Florián indica que se requiere de un servicio permanente con una tarifa fija. “Nosotros le pedimos al presidente Danilo Medina, que este es su pueblo favorito, su modelo, le agradecemos por todo que hecho por nosotros, pero que nos mejore la luz y otros servicios”. Deploró que muchos de los empleos en las instituciones oficiales del lugar les son otorgados a gente de otras comunidades, a pesar de que en Boca de Cachón hay mucha gente preparada para desempeñarlos.

Apeló al mandatario y al administrador de los Comedores Económicos para que retomen el programa de entrega de alimentos a las familias de esa comunidad, porque hay muchas que ni siquiera consiguen los 10 pesos para comprar los alimentos cocidos que venden en el sector.

Abandonan varias oficinas públicas
Los locales construidos para las oficinas del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA), de EdeSur y en parte del Instituto Agrario, están totalmente abandonados. Les fueron sustraídos hasta los baños, los lavamanos, los alambres eléctricos. Las puertas tenían cristal y ahora solo les queda el marco por donde muchas personas entran a hacer necesidades fisiológicas y a tener sexo. En el poblado no aparece ninguna autoridad que proteja las estructuras que fueron oficinas del Estado.
  • Boca de Cachón: donde el ‘confort’ contrasta con el hambre
  • Boca de Cachón: donde el ‘confort’ contrasta con el hambre
  • DIARIO LIBRE
  • Boca de Cachón: donde el ‘confort’ contrasta con el hambre
  • Boca de Cachón: donde el ‘confort’ contrasta con el hambre
  • Boca de Cachón: donde el ‘confort’ contrasta con el hambre
     

0 comentarios:

Publicar un comentario