miércoles, 23 de mayo de 2018

NACIONAL
“El que educa a un hombre educa a un individuo, el que educa a una mujer educa a una familia” (Mclever, escritor). 

En unos días, celebraremos en nuestro país “el día de las madres” el día de la mujer ejecutiva, educadora, empleada, ama de casa, obrera. La que después de su jornada llega al hogar con fuerzas para atender a sus hijos y jugar su rol de esposa o compañera.

La sociedad le exige a la madre moderna que esté al día en su profesión, que sea exitosa, que aporte dinero al hogar, y saque tiempo para ir al gimnasio. Que se mantenga en forma, para que cuando llegue el esposo que en muchos casos se trata de un zángano engreído y regordete, la encuentre bella y apetecible. Es algo que la sociedad admite y la mujer en muchos casos entiende que es normal.

En la salud, y ante la indiferencia de la autoridad que ha entregado nuestro deficiente sistema sanitario a empresarios particulares que lo han convertido además en discriminatorio, se produce la más cruel injusticia contra la mujer, muy particularmente contra las madres. Las innecesarias intervenciones médico-quirúrgicas que incrementan la morbilidad y mortalidad materna y neonatal, es un regalo envenenado que predispone a nuestras madres jóvenes y a sus niños a seguir enfermando y muriendo.

Se estima, que hay anualmente en el mundo 140 millones de nacimientos y la mayoría de estos, sin complicaciones. Sin embargo, en las últimas dos décadas, se ha incrementado sobre manera las intervenciones médicas (cesáreas) que antes solo se hacían cuando se trataba de un parto de riesgo.

Según la OMS “en muchas ocasiones, estas intervenciones no solo son innecesarias, sino, que provocan que las madres y su hijo salgan perjudicados de lo que debió haber sido una agradable experiencia”.

El mejor homenaje que se les puede hacer a las madres dominicanas en su día es, dejar a un lado todos los prejuicios y discriminación que existen contra ellas. Que la sociedad, el país y nuestros “líderes” podamos producir un sistema nacional de salud donde la familia dominicana pueda acceder a una cobertura real y completa, y donde nuestras mujeres reciban un trato digno con mejores garantías para su salud y la de su hijo.
 
 
DIARIO LIBRE

0 comentarios:

Publicar un comentario