jueves, 15 de febrero de 2018

INTERNACIONAL
El presidente sudafricano Jacob Zuma renunció ayer a través de un mensaje en cadena nacional, con lo que evitó ser destituido dado que el parlamento se alistaba para un voto de censura en su contra tras años de escándalos de corrupción.

La renuncia ocurrió después de que su partido, el Congreso Nacional Africano, le dio el ultimátum de dejar el cargo o enfrentar la moción de censura. Así terminó una crisis de liderazgo en una de las economías más grandes de África y allanó el camino para que el partido oficialista elija al presidente interino Cyril Ramaphosa como sucesor de Zuma.

“Por lo tanto he tomado la decisión de renunciar como presidente de la república de manera inmediata”, dijo Zuma, quien agregó que tomó la decisión pese a que no estaba de acuerdo con la exigencia del partido oficialista de que renunciara. El mandatario de 75 años agregó que estaba dispuesto a renunciar pero quería quedarse en el puesto varios meses más.

“Por supuesto, debo aceptar que si mi partido y mis compatriotas quieren que deje el cargo, ellos deben de ejercer ese derecho y hacerlo de una manera establecida en la constitución”, puntualizó. “El que está sufriendo aquí soy yo”, dijo Zuma a la televisora estatal SABC.

PERIODICO HOY

0 comentarios:

Publicar un comentario