jueves, 30 de noviembre de 2017

INTERNACIONAL




Con la presencia del presidente Danilo Medina, se dio inicio ayer al VII Diálogo sobre Cooperación en Seguridad Caribe-Estados Unidos, que reúne a más de 200 funcionarios de agencias de seguridad de República Dominicana, Estados Unidos y los quince países miembros de la Comunidad del Caribe (Caricom).


Bajo el lema “Hacia una asociación e integración más efectiva para la seguridad ciudadana”, los participantes discutirán estrategias contra el crimen transnacional, implementadas dentro de la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe (CBSI, por sus siglas en inglés), que el expresidente Barack Obama puso en marcha en el año 2010.
Desde entonces, a través de dicho programa, Caricom y República Dominicana han recibido más de US$437 millones en cooperación.

El canciller Miguel Vargas expresó “el firme y decidido compromiso” que ha asumido el gobierno dominicano de apoyar de manera eficaz y permanente los objetivos de seguridad, paz y desarrollo que persigue esta Iniciativa.

Vargas citó los ingentes esfuerzos del país para preservar la seguridad ciudadana como la puesta en marcha del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1; el robustecimiento de las instituciones que integran el Centro de Operaciones de Emergencias, entre otras medidas.
“Esto es un ejemplo y un compromiso inequívoco de nuestro país en la lucha contra el trasiego de efectivo, activos y otros bienes hacia propósitos malsanos.”

Mientras que el subsecretario de Estado para Asuntos del hemisferio occidental de Estados Unidos, Francisco Palmieri, consideró que la iniciativa para la Seguridad de la Cuenca del Caribe es crítica para cumplir con las metas y garantizar, día a día, la seguridad de los ciudadanos tanto en Estados Unidos como en el Caribe.

“Ningún país puede combatir solo las organizaciones del crimen organizado. Estos grupos criminales les hacen gran daño a la prosperidad y la seguridad de los Estados Unidos y a todos los países de la región del Caribe donde operan. Fomentan la corrupción y la impunidad y destruyen las instituciones.
“El caos y la violencia que provocan deprime la actividad económica, desestabiliza los mercados, fomenta la inmigración irregular e incrementa la pobreza. Acabar con estas redes de crimen transnacional requiere de alianzas sólidas cuyo objetivo sea atacar sus finanzas y llevar ante los tribunales a sus líderes”, afirmó Palmieri.
El evento concluye este jueves con una declaración de acción conjunta.

0 comentarios:

Publicar un comentario