viernes, 29 de abril de 2016

 

Un extraño procedimiento para realizar masajes en Malasia ha despertado curiosidad a nivel mundial.
Las manos de quiroprácticos que ofrecen este servicio han sido reemplazadas por cinceles y martillos para combatir el estrés de sus clientes.
En las imágenes se observa a un especialista utilizar las herramientas en la espalda de una persona.
Por algunos minutos, el hombre golpea con el martillo sobre el cincel, como apuntando en las áreas donde se acumula la tensión, o nudos de estrés, provocados por exceso de trabajo. Este método, se ha vuelto común al sur de Asia.