sábado, 31 de enero de 2015


SANTO DOMINGO, R.D.- El Sistema de Atención de Emergencias y Seguridad 911 ha recibido 5,232 llamadas de personas que se quejan por la contaminación sónica que arropa a todos los sectores del Gran Santo Domingo.
La información la ofreció ayer la Procuradora de Medio Ambiente, magistrada Francia Calderón, quien habló en un acto donde se destruyeron más de mil bocinas incautadas en el último mes a comercios que escandalizan a vecinos con música alta.
Calderón explicó que una vez se anunció que el Sistema 911 atenderá las quejas por altos ruidos, la gente comenzó a llamar, lo que demuestra la alta contaminación sónica que existe en el Gran Santo Domingo.
Ayer, alrededor de 1,500 bocinas fueron destruidas en presencia del Procurador General de la República, Francisco Domínguez Brito y el jefe de la Policía, mayor general Manuel Castro Castillo.
El acto se llevó a cabo en la calle Sommer Wells con Tunti Cáceres del sector de Villa Juana.
Domínguez Brito dijo que la destrucción de esos equipos es una acto simbólico, porque en los almacenes tienen más de diez mil equipos, los cuales serán destruidos de forma gradual todos los meses.
Dijo que la acción es en cumplimiento a la ley 287-4 que regula los horarios y los decibeles de sonidos. “Todos los meses, así como quemamos droga, vamos a destruir bocinas, sean estas de buena o mala calidad, porque nadie tiene ningún derecho a quitarle la tranquilidad a los demás” expresó.
En tanto que el jefe de la Policía dijo que a partir de la incorporación del sistema de emergencia 9-1-1 han hecho un relanzamiento de esos operativos para brindar soporte a la ciudadanía en caso de denuncia de ruido.
Dijo que esta es una de las mayores quejas que reciben de la población de hora de la noche.
Según la procuradora general de Medio Ambiente, Francia Calderón, los equipos fueron incautados entre el 2011 y 2014 a personas reincidentes en la contaminación.
Calderón advirtió que nadie puede molestar con ruidos altos al vecino, y aclaró que basta con que un vecino se queje de un ruido, para que las autoridades actúen en consecuencia.
La magistrada explicó que las autoridades de Medio Ambiente en la Procuraduría, están atentos ante las llamadas que hacen ciudadanos que son molestados por colmados o vecinos que en horas del día o de la noche, suben sus equipos de música y contribuyen a la contaminación sónica.
Cortesia de: El Nuevo Diario